Nov 14, 2011 - Uncategorized    1 Comment

Busca tu esencia

Ese domingo, no le apetecía nada… ni leer, ni ver la tele ,ni siquiera estar en su casa… tampoco quería estar con alguien, por eso decidió ir a un parque pequeño, solitario que quedaba cerca. Y allí se sentó al sol, a no hacer nada… a estar… tratando de no sentir… tratando de deshacerse de esa presión en el pecho con la que se había levantado. Miraba para abajo, tratando inclusive de no ver… en ese momento su única felicidad era haber conseguido estar solo y respirar aire fresco… Ah! les presento a nuestro protagonista, se llama Elio.

Blanca, era una señora mayor, de esas que uno en realidad, nunca sabe que edad tiene. Blanca tenía una extraña habilidad, que era la de estar siempre en el lugar indicado, en el momento preciso. Era algo de lo que ella estaba convencida, por eso estuviera donde estuviera, ella siempre tenía algo que hacer, algo que aportar… porque ella sabía que era el momento oportuno para hacerlo.

Ese domingo, sin saber porque, Blanca decidió salir a caminar de mañana… y quiso la  “casualidad” que sus pasos la llevaran derecho al solitario parque… siempre caminaba sonriendo… aunque no hubiera nadie… siempre ponía la intención de esparcir amor… esa era su actitud…

Y estaba caminando, cuando pasó junto a un joven sentado en un banco, era Elio porsupuesto… ella le ofreció su sonrisa y siguió caminando. Sin embargo al dar un par de pasos reaccionó… se dio cuenta de que el joven no le había devuelto la sonrisa, razón más que suficiente para sentir que ” estaba en el lugar indicado…” y entonces retrocedió un par de pasos y se sentó junto al joven sin sonrisa…

-No me sonrió – le dijo.. -Disculpe señora -, le contestó Elio, pensando que ahí terminaría todo…  – devuélveme la sonrisa, por favor… –   insistió Blanca    -Señora, quiero estar solo…-   entonces ella siguió hablando…  hacía como que hablaba sola … mirando a la nada…  – Ay!!! es tan lindo sonreír, la sonrisa aligera el cuerpo, quita presiones… Ufff, es tan bueno sonreír… y claro cuando la gente está triste o enfadada no se anima a sonreír, porque creen que una cosa no es compatible con la otra… y que va!… perfectamente compatibles… y comenzó a reírse a las carcajadas… Elio se sintió un poco incómodo, en realidad sospechó que la mujer estaba loca, pensó en irse, pero algo le hizo quedarse, tal vez solo la curiosidad de escuchar el discurso de su compañera de banco. -Sabe joven, cuando yo me enfado con alguien, o cuando me duele algo o… bueno cualquier cosa fea que me pasa, me pongo feliz y sonrío…claro, porque me doy cuenta que algo he hecho mal, porque si no hubiera hecho algo mal, estaría bien… ¿no le parece? pero como no estoy bien es que he hecho algo mal y si he hecho algo mal, con corregirlo ya estaré bien y si ya sé que estaré bien, para que voy a estar mal… ¿ no le parece muchacho?

Elio no quería ni mirarla, ya estaba completamente seguro del desequilibrio de esta señora… pero ya no podía marcharse… quería seguir escuchando, al fin de cuentas tampoco parecía peligrosa…

Blanca siguió hablando… ahora ya se dirigía a él…- La gente piensa que estoy loca porque digo estas cosas, y a mí no me importa, porque sé que tengo razón… Yo le digo a todo el que me quiera oír… Yo no sé cual es su esencia… pero sé que mi esencia es el Amor… si mi esencia es el Amor, yo solamente puedo sentirme feliz… porque la felicidad es la forma de expresarse que tiene el Amor… si no estoy feliz  ya sé que me equivoqué de camino… y tengo que rectificar mi ruta… hay mil rutas posibles… el asunto es saber mantenerme en la que me hace sentir feliz… Es sencillo…

Después Blanca miró fijamente a los ojos a Elio y le dijo con dulzura -Si quieres ser feliz, averigua cuál es tu esencia y se siempre fiel a ella…-  Se levantó del banco y comenzó a caminar…

Elio se sintió confuso… pero mientras miraba como esa loca mujer se alejaba, sintió que una gran paz iba inundando su cuerpo… y entonces supo con total certeza que su esencia era también el Amor.

 

1 Comment

  • Me ha gustado muchísimo tu cuento, como siempre hago con lo que escribes, al terminar de leerlo, reflexiono e intento ponerlo en práctica. Gracias! Aquí te dejo mi sonrisa 🙂

¿Tienes algo que decir? Anímate y deja un comentario!