Nov 18, 2011 - Uncategorized    No Comments

Sobre el Miedo

 

Cuando en vez de actuar, te quedas paralizado, imaginando mil y una historia…

cuando en vez de evaluar, de pasar por el tamiz de tus creencias, aceptas todo lo que te cuentan…

cuando te dejas influenciar…

cuando dejas de ser el dueño de tu vida y le cedes el mando a terceros que intencionalmente te mantienen asustado para tener el control…

estás enganchado al miedo… y surgen los problemas.

El miedo en sí no es malo, al contrario, es una emoción que te indica…¡¡¡precaución!!!… es una buena señal que puede ayudarte a huir a tiempo, a cambiar de camino, a evitar algún mal…

Si utilizas el miedo como lo que es, una señal, si te haces consciente y analizas por qué tienes esa rara sensación en el cuerpo y actúas a tiempo, el miedo puede llegar a convertirse en tu aliado y evitarte situaciones estresantes… así tiene que ser… es el por qué del miedo.

Si no quieres que el miedo se instale en tu cuerpo y te impida avanzarrecuerda siempre la receta de las tres A … aceptación, autoestima y amor…

Aceptación:

Aceptar lo que está ocurriendo. Lo que es, es. Si intentas que sea diferente, te llenas de angustia. Por otro lado, es imprescindible aceptar (que no significa estar de acuerdo) para poder cambiar una situación. Es sumamente  sano y liberador aceptar la realidad. El aceptar, te permite tomar  el control, y cuando tienes el control no tienes miedo.

Autoestima:

Debes estar seguro de ti mismo, porque el miedo se instala por inseguridad.

Si estás en este mundo, es porque eres importante, porque tienes algo que solamente tú puedes aportar. Y con esto no quiero decir algo extraordinario… puede ser algo tan sencillo como repartir sonrisas, pero como tú lo hagas, a tu manera, y desde tu lugar, nadie más podrá hacerlo. Tu vida es tan importante como cualquier otra.

Eres valioso, nadie vale más o menos que tú… puede que hayan diferentes jerarquías con fines de organización… pero la jerarquía no da, ni quita valor a nadie. Nadie puede dañarte sin tu consentimiento.

Nadie puede decidir por ti, nadie debe decidir por ti… Cuando digas sí o no, hazlo porque tú así lo has decidido… recuerda, que aunque seas un subordinado en última instancia eres tú quien decide.

Por eso debes trabajar en tu persona, debes repetirte siempre “yo valgo”  “yo decido”  “yo puedo”

Amor:

El miedo es lo único que hace menguar el amor… llénate de amor y desaparecerá el miedo. No es poesía romántica, pruébalo! Es directamente proporcional, a más amor, menos temor.

Ama generosamente, no elijas quienes merecen tu amor y quienes no… a veces los que menos lo merecen son los que más amor necesitan. Ama sin condiciones, ama sin juzgar, ama porque es la mejor opción, la que te hace sentir bien, la que te libera y la que ayuda a  transformar el mundo en un lugar mejor.

Para vivir sin miedos recuerda A A A…

¿Tienes algo que decir? Anímate y deja un comentario!